Contra el engaño de las preferentes y subordinadas (16 de junio)

Escrito por Frente Cívico de Fuenlabrada el Martes, 11 junio 2013 en Eventos y Manifestaciones con Un comentario

Concentración contra las preferentes

El próximo domingo 16 de junio a las 12:00 en la Plaza de la Constitución (ayuntamiento) se llevará a cabo una concentración contra el engaño de las participaciones preferentes y subordinadas. Convocada por el colectivo de Afectados por las Preferentes en Fuenlabrada, el Frente Cívico-Somos mayoría de Fuenlabrada apoya y llama a todos y todas a acudir a la convocatoria para que esta sea un éxito y para acercar cada día más la ansiada unidad de esa mayoría afectada por esta crisis-estafa. ¡Acude!

MANIFIESTO

Indignación, desasosiego, temor… ¿hasta dónde van a poder llegar los sentimientos del pueblo español?. Las noticias relativas a los desahucios coparon las portadas de todos los medios de comunicación durante un tiempo, ahora, sin haber dado solución a ese drama, vuelven a estar en boca de todos los comportamientos de las entidades financieras de este nuestro país.

Hace no mucho tiempo, dentro del grupo de entidades financieras, Caja Madrid gozaba de un carisma y un respeto muy grande, tanto para el resto de entidades como para sus propios clientes. Los resultados económicos de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, como todos la conocimos, situaban a esta entidad como la más rentable y solvente de Europa. Los clientes de la Caja, estaban convencidos de tener su dinero lo más seguro, protegido y, además, invertido en una gran obra social.

Cambiando la misión de las Cajas de Ahorros, con el interés por hacer de éstas entidades con resultados y objetivos financieramente agresivos, se lanzaron operaciones muy arriesgadas y se incurrieron en costes muy elevados. La exposición de estas entidades a ciertos pasivos, relacionados fundamentalmente con activos inmobiliarios, y con la explosión de la burbuja, hizo que estas entidades se vieran abocadas a la búsqueda de capital que permitiera la reducción de su déficit interno. Una fórmula buscada, conocida de tiempos pasados, fue la de la emisión de participaciones preferentes y bonos de deuda subordinada. Estos productos, de gran complejidad financiera y enfocados a inversores institucionales, comenzaron a comercializarse entre clientes minoristas, clientes ahorradores que tenían sus libretas y depósitos guardados en la caja de toda su vida y que contaban con toda su confianza. De esta forma, estos ahorros que para el banco figuraban como pasivo en su balance, pasarían a formar parte de su capital, como si de accionistas o propietarios de la entidad se tratase.

Durante esos años se establecieron campañas de comercialización muy intensas, llamadas telefónicas continuas a los clientes y recomendaciones constantes sobre las bondades de estos productos, avalados por la garantía de toda la historia de Caja Madrid y prometiendo unos intereses más elevados. Estos productos se comercializaron como si de depósitos a plazo se tratasen, sin dar a los clientes una información completa y detallada sobre la complejidad que en realidad tenían y sin contar la más que segura perpetuidad que les caracterizaba y el posible riesgo de pérdida de capital en caso de que la entidad tuviera dificultades financieras.

Sin ningún tipo de pudor ni de miramiento, los directores de las cajas fueron recibiendo y trasladando consignas para comercializar estos productos a los clientes que tuvieran más ahorros y fidelidad al banco. No hubo honestidad alguna cuando dentro de estos clientes se encontraron con personas de elevada edad, que tenían depositados los ahorros de toda su vida, personas desempleadas, que tenían depositadas las indemnizaciones por despido y, en general, clientes fieles que llevaban años ahorrando. Es notorio indicar que diversos casos se han tratado de personas que sin saber leer, incluso invidentes, o bien menores de edad, han visto convertidos sus ahorros en estas participaciones sin que haya mediado contrato o acuerdo alguno.

Todos estos clientes estaban acostumbrados a ser aconsejados por los empleados de la Caja y a dejar en sus manos la decisión de ingresar sus ahorros en los productos que mejor se adecuasen en cada momento a sus características personales. La relación entre la Caja y el cliente siempre había sido una relación de confianza mutua y así se depositaba la relación en el momento de la firma del contrato de estos productos, convencidos de que, de nuevo, esto era lo más conveniente.

Pues bien, con la llegada de esta crisis, crisis que estamos sufriendo y pagando nosotros, nuestros queridos gobernantes han permitido que las autoridades financieras de Europa determinen que para permitir el rescate de las entidades financieras nacionalizadas, entre ella nuestra querida Caja Madrid (ahora integrada en Bankia), los dueños de dichas participaciones preferentes y deuda subordinada se vean sujetos a dos quitas de capital: una directamente comunicada que es la del canje por acciones con la quita del X % y otra, “en cubierto”, que se corresponde con la de no haber recibido tantas acciones como les correspondían al no haberse canjeado por el valor al que estaban en ese momento de canje. Es decir, que los ciudadanos que han visto sus ahorros secuestrados en estos productos, han de pagar dos veces: la primera con el resto de la población, viendo incrementados sus impuestos y limitados los servicios, y la segunda mediante este doble robo, y digo robo porque no es otra cosa que quitarle el dinero al débil para dárselo al rico. Y todo esto para rescatar a los bancos, que en el fondo son los responsables de esta crisis que nos azota y que los ciudadanos de a pie no hemos generado. Finalmente todo esto supone a cada afectado, perder cerca de un 70% del capital que se tenía ahorrado.

Por otro lado, hay que tener en cuenta, que la solución adoptada ha sido convertir a los ahorradores en inversores, un ciudadano conservador y ahorrador pasa a ser accionista del banco, como si esto fuera lo más normal y deseado por un pensionista de a pie o un desempleado que bastante tiene con poder llegar a fin de mes y seguir pagando su hipoteca.

Todo esto solo tiene un nombre. ESTAFA.

La conclusión a este proceso del gobierno (a través del FROB) ha sido un proceso de arbitraje al que los afectados pueden adherirse. Este proceso de arbitraje no es un arbitraje al uso, sino que es un arbitraje diseñado por el propio banco y además fiscalizado por lo que se supone que es una entidad independiente, que no es más que una empresa colaboradora de Bankia. Los criterios establecidos para poder optar a este arbitraje no están nada claros y realmente aportan muy poca transparencia al proceso, dejando al cliente una duda más que razonable a la hora de solicitar dicho arbitraje.

Por todo esto, los afectados manifestamos que queremos: JUSTICIA. Y la única Justicia posible, y que nos vale, es que se nos devuelva todo el dinero que teníamos en estos productos y que tanto nos ha costado ahorrar a lo largo de nuestras vidas. Reclamamos a nuestros gobernantes que establezcan herramientas y canales que nos permitan a todos, sin discriminación, la recuperación de nuestros ahorros y con ello podamos todos recuperar la confianza en el sistema bancario, que ha pasado en poco tiempo de ser un referente a ser el foco de todas las reclamaciones y dudas del pueblo. Si esto no se hace, solamente nos quedará un recurso, que no es otro que salir a la calle a defender nuestros derechos y a acudir al sistema judicial de este país, que es el único que está demostrando libertad, autonomía y valentía. JUSTICIA!!


I Jornada Formativa en Fuenlabrada: ‘Economía política’ (6 de junio)

Escrito por Frente Cívico de Fuenlabrada el Martes, 4 junio 2013 en Eventos y Formación y General con 0 comentarios

Desde el Frente Cívico-Somos mayoría de Fuenlabrada seguimos trabajando por la construcción de un frente popular de la mayoría que ejerza de contrapoder ante la minoría dominante que nos gobierna.

Consideramos la formación como una de las bases sobre la que trabajar, con el fin de facilitar el conocimiento y la reflexión conjunta sobre la situación actual, así como ser capaces de organizar una alternativa al sistema actual de manera colectiva.

Por ello, nos proponemos llevar a cabo diversas jornadas de formación abiertas y participativas. La primera de las cuales será sobre Economía Política y tendrá lugar el próximo jueves 6 de Junio a las 18:30h en la Plaza España de Fuenlabrada (plaza del antiguo ayuntamiento, frente al Espacio Joven La Plaza).

¡Estáis todas y todos invitados!


Combatiendo la exclusión

Escrito por Frente Cívico de Fuenlabrada el Martes, 28 mayo 2013 en Opinión con 0 comentarios

Escrito por Carmen V.,
miembro de Frente Cívico-Somos mayoría de Fuenlabrada.

BanderaLGTBI

Como en mis últimos escritos, empiezo diciendo, para las pocas que no lo sepáis, que soy bisexual, y que no tengo armario (ni lo quiero). Ahora mismo mantengo una relación con un hombre y por ello últimamente, tanto compañeras como amigas, y de vez en cuando personas que cumplen ambas funciones, me han planteado serias dudas sobre mi papel en el activismo LGTBI.

Bien, me gustaría empezar poniendo ejemplos claros (algunos mucho peores que otros) de porque es necesaria esta lucha y de que hago yo en ella, ya que me gustaría poder compartirla con el resto, hacerla nuestra.

La primera situación, ocurrió en una manifestación en Fuenlabrada, para ser más concreto en una contra los recortes del actual gobierno en la que todas estábamos pidiendo igualdad, justicia, unidad…hasta que saqué la bandera GAY y se hizo un circulo a mi alrededor en el que solo las mas allegadas se atrevieron a entrar. Uno de los motivos por los cuales la gente no asumía que yo luchara por esa causa, fue porque me vieron llegar de la mano de un hombre, lo que me excluye totalmente del colectivo GAY. Esta es la situación fuera del colectivo GAY (de gente concienciada…y de izquierdas) malas caras, susto al escuchar nuestras consignas en las manifestaciones… y es que claro, esa no es la lucha del pueblo, por que nosotras, las raritas, no somos pueblo.

La segunda situación, y para mi bastante más cruel, llega tanto por parte del propio colectivo GAY como por parte de los medios habituales con expresiones como “el orgullo GAY, el matrimonio GAY, la bandera GAY, la homofobia (referida a todo el colectivo, ojo)” He de añadir que hasta el momento en que esteis leyendo esta parte del texto, es muy probable que ni siquiera os hayáis fijado en que estaba usando la palabra GAY para hablar de todo el colectivo LGTBI. Esto, es lo que se hace constantemente, invisibilizando así a lesbianas (lesbofobia), transexuales (transfobia), bisexuales (bifobia) e intersexuales (nombrando solo a las partes más visibles del colectivo) Por lo que pido por favor, que tengáis en cuenta que somos el colectivo LGTBI y por lo tanto no gay, y que sufrimos la LGTBIfobia constantemente, no solo la homofobia.

Pero hay una más, más dolorosa, más inhumana, y es la escena que sufrieron hace poco tiempo dos compañeros (uno de ellos menores de edad) que decidieron vivir libremente su sexualidad. Se dieron un beso en la calle, nada raro si miramos a nuestro alrededor, exceptuando que había dos personajes de extrema derecha que, tras perseguirles, abrieron la cabeza a uno de ellos. Esta noticia no fue importante, no ocupó las portadas que ocupa, por ejemplo, un manifestante defendiéndose de la policía, por que, como ya he dicho…no somos pueblo.

Hay ejemplos que todos podemos ver en la prensa, de agresiones, de muerte…pero hay pocos de compañerismo.

Hasta este punto, no he aclarado por que esta lucha es importante para mi. A día de hoy participio en varios movimientos (políticos y sociales) en los que constantemente se muestra un claro rechazo a hablar del colectivo LGTBI. Movimientos feministas en los que rara vez se nos incluye. Colectivos comunistas que luchan por el bien común del pueblo, olvidándose que nosotras también lo somos.

Hoy escribo en mi nombre y en el de mis compañeras cuando digo que somos nosotras, las de las banderas arco-iris las que cantamos “placer clitoriano, contra el Vaticano, las que sufrimos constantemente, agresiones tanto de la izquierda concienciada como de los fascistas “sin conciencia”. Pero somos también las que paramos desahucios y a las que desahucian, las que asaltamos supermercados y las que pasamos hambre,las que luchamos por la libertad de las personas rompiendo nuestra propia jaula. Somos vuestras compañeras de plaza, de mesa, y de lucha.  Somos PUEBLO.

Por todo esto, por las manifestaciones en las que no puedo ser yo, por los besos que no me dejan dar, por la LGTBIfobia cada día más arraigada en la sociedad, os pido a vosotras,activistas de partidos políticos,de movimientos sociales y frentes revolucionarios, compañeras con los que lucho en cada uno de esos espacios y en la vida misma, que unamos nuestras voces para que de una vez seamos escuchadas.

A ti, republicana, que luchas por la igualdad, a ti, te pido que lleves mi voz.
A ti, comunista, que luchas por el bien común,también te lo pido.
A ti, que hablas de la plaza como tuya, como nuestra, por favor, lleva mi voz.
A ti, camarada, compañera, amiga, a ti más que a nadie te pido que lleves mi voz, que luchemos unidas, por que somos pueblo, y solo podemos vencer.


1 de junio, manifestación internacional: Pueblos unidos contra la Troika

Escrito por Frente Cívico de Fuenlabrada el Martes, 21 mayo 2013 en Eventos y Manifestaciones con 0 comentarios


Educación y educadoras

Escrito por Frente Cívico de Fuenlabrada el Viernes, 10 mayo 2013 en Opinión con 0 comentarios

Escrito por Sergio,
miembro de Frente Cívico-Somos mayoría de Fuenlabrada.

ManiLOMCEFuenlabrada

Me alegra ver a tanta gente como hay defendiendo la educación pública, de todas y para todas. Es cierto, como señalan, que aún hay gente que se queda en sus casa, que parece aún dormida y que no sabe lo mucho que nos estamos jugando, tanto en esta lucha por la educación como en otras, porque en realidad todas las luchas van de la mano.

Pero cuando hablamos de educación y son maestros y maestras las que aluden a que hay gente que no se mueve, que no colabora, que no protesta, tengo que apelar a su responsabilidad como educadores y educadoras. Realmente, ¿para qué se les ha educado? Y es que en la mayoría de los casos se nos ha educado para ser pasivos, para atender a la autoridad, obedecerla, escuchar lo que quiere de nosotras y hacerlo para ser recompensadas a corto plazo, bien con una buena nota, un positivo o un premio al buen comportamiento. Es más, se ha educado desde un punto de vista individual, en que incluso los trabajos en grupo consistían en dividirse el trabajo y no en hacerlo de manera colectiva.

Y ahora, a todas esas personas a las que se ha educado así, es a quienes se les pide que se rebelen, que participen, que luchen colectivamente con quien hasta ahora era su rival por una nota… Es cuanto menos contradictorio, y la consecuencia es esa pasividad, es ese no creerse responsable ni protagonista, porque nunca lo han sido hasta ahora. Y es que la educación pública no es la mejor opción porque sea gratuita (que no lo es, porque la pagamos entre todas), sino porque es el único modelo en que es posible educar para ser personas y no para ser sólo una caja de conocimientos o un/a futura trabajadora. Pero para esto último, es necesario dar más pasos, es necesario que esa rebeldía que ahora exigimos a estudiantes, padres y madres, también los y las educadoras la lleven a la práctica en las aulas, y traten de crear una educación distinta a la que el poder de este sistema nos impone. Ya hay experiencias en ese sentido en la escuela pública, y si unas han podido, el resto pueden poner mil escusas pero no son más que eso, escusas.

En ese sentido, animo a que los actos y acciones encaminadas a luchar por la educación, no se centren en mantener lo que hay o en criticar lo que viene. Sino que al contrario, es momento de propuesta, de exigir lo que queremos y de presionar para que lo haya. Los y las educadoras deben tirar de ese carro, enseñar de otra manera y formar para luchar por una sociedad distinta y no sólo para adaptarse y sobrevivir en esta sociedad de mierda. Pero los padres y madres deben exigir que eso se produzca, porque si no, serán responsables de que su hijo o hija estudie dos carreras y un master para acabar fregando suelos o de cajero en el McDonald’s. No basta con dejar un niño sueñe si luego jamás será capaz de cumplir sus sueños, pues es entonces cuando llegan las frustraciones, traumas y depresiones. Hay que dejar soñar, y a la vez dar las herramientas para poder luchar por esos sueños, hay que crear una sociedad en que los sueños sean posibles. Y para eso, un papel fundamental en su éxito o fracaso lo tenemos los y las educadoras, o si no, ¿por qué somos educadoras?

HOY Y SIEMPRE,

POR UNA EDUCACIÓN PÚBLICA Y DE CALIDAD

DE TODAS Y PARA TODAS